«El amor, la paz y el perdón están dentro de mi»

0Shares

“El amor, la paz y el perdón están dentro de mí”

Pero existe otra pregunta clave e importante: ¿El amor propio se hace o nacemos con él?, y en definitiva se nace y se hace, de niños somos felices porque vemos el mundo con ojos de inocencia, solo nos preocupa jugar, la diversión, realmente llegamos a la vida amándonos con las simplezas que ella nos regala. A medida que pasa el tiempo, nos hacemos conscientes, vamos descubriendo quiénes somos o quiénes queremos ser, es aquí donde todo se puede llegar a complicar, también depende del entorno, como hayan sido las condiciones de la crianza, porque existen miles de millones de personas con cicatrices mal curadas, con esto quiero hacer referencia a que todos tenemos heridas internas que se trabajan. Para esto existen 3 consejos que jamás debes olvidar

1. Muestra quién eres.

No hay mejor muestra de amor que ser tú mismo, muéstrate al mundo como eres, tus inseguridades, defectos, virtudes, historias. Créeme que no existe nada mejor que una persona que se muestra como es, esto denota mucha confianza, seguridad e incluso llega a ser muy atractivo. Todos somos imperfectos, pero mientras nos amemos esas imperfecciones serán perfectas.

2. No sientas culpa.

Es normal que a veces sintamos culpa, ya que el amor propio se asocia de cierta forma con el ego y egoísmo, solo que está lejos de la realidad. Esa culpa hay que dejarla de lado para poder continuar evolucionando en nuestro amor propio, nunca estará mal que te ames, que te lo demuestres, porque para demostrárselo al universo solo deberá observarnos.

3. Agradece a ti mismo.

Agradecer llena el alma, cuando eres agradecido contigo aplicas amor propio, también la ley de atracción, haciéndote imparable con tu confianza y felicidad. En el agradecimiento encontramos tantos beneficios que son infinitos.

El amor propio simplemente trata del respeto, aceptación, valores y pensamientos positivos que tenemos hacia nosotros mismos. Es el reflejo de la relación que llevamos con nosotros, con nuestro carácter, físico, personalidad y actitudes. Cuando reconocemos el amor propio es porque hemos alcanzado un equilibrio entre el estado anímico y autoestima, logramos el bienestar emocional.

Es el amor universal que tanto buscamos, que si nos damos cuenta, nunca nos ha faltado ese ¨algo¨ porque se encuentra en nosotros mismo, la pieza para estar completos. Ámate todos los días e inspira con tu propia esencia a todos los que te rodean.

Con amor, Liz

Inspírate con las redes sociales: 

@renovatioinspirat

@lizsanchezrocci_ar

PUBLICITA CON NOSOTROS
ESPACIO PUBLICITARIO
0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *